La comunidad internacional afronta esta semana en la COP25 de Madrid el reto de intensificar la respuesta al cambio climático, pero por ahora las señales no invitan al optimismo, pese a la creciente presión social. El grito de la juventud mundial, cada vez más movilizada, volvió a resonar este lunes en la Conferencia de la ONU sobre el Clima. Greta Thunberg, emblema de la lucha contra el cambio climático, atrajo nuevamente en masa a los periodistas, pero la adolescente sueca aprovechó para dar voz a otros jóvenes de países golpeados por el cambio climático, quienes prometieron no cejar en su empeño de forzar a los líderes mundiales a actuar. Pero por ahora ninguno de los países más contaminantes dio un paso al frente para elevar sus ambiciones de reducción de emisiones, es decir, China, India, y ni siquiera la Unión Europea, al frente de la iniciativa climática desde que Estados Unidos anunció su retirada del Acuerdo de París. “La parálisis de los gobiernos es muy preocupante. Y va en aumento”, afirmó Jennifer Morgan, directora de Greenpeace International. Otros observadores estimaron que la UE debe marcar el camino. “La UE es el actor clave ahora. Es el único bloque suficientemente grande para hacer avanzar las cosas junto a los grandes países emisores en desarrollo”, dijo a la AFP Alden Meyer, de la Unión de Científicos Preocupados. Tras varios días de negociaciones a nivel técnico, el martes arrancará la ronda de negociaciones políticas que alumbrará el acuerdo final. “Esperamos un movimiento profundo de parte de la mayoría de países del G20 que representa tres cuartas partes de las emisiones mundiales”, conminó en la apertura de la COP25 el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. LA VISTA PUESTA EN 2020 Mientras la COP24 fue clave para acordar las reglas de aplicación del Acuerdo de París, que prevé limitar el calentamiento a menos de +2 ºC e idealmente a +1,5 ºC, la cita de Madrid se considera de transición, antes de la de Glasgow en 2020, año en que los países firmantes se comprometieron a revisar sus ambiciones. Los datos científicos apuntan no obstante a que cualquier demora agravará el calentamiento, con consecuencias catastróficas para el planeta. Las emisiones de CO2 progresaron 0,6% en 2019 en el mundo, según el balance anual del Global Carbon Project, publicado la semana pasada. El dato contrasta con lo que según la ONU habría que hacer a partir de 2020 para lograr el objetivo de +1,5 ºC: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de 7,6% anual hasta 2030. Al ritmo actual, la temperatura mundial podría aumentar hasta 4 o 5 ºC a finales de siglo respecto a la era preindustrial. Ante el grito de alarma de los científicos, la sociedad civil se moviliza cada vez más, liderada por las generaciones jóvenes, que el viernes pasado organizaron una masiva marcha en Madrid, en la que participó Greta Thunberg. “SIN MIEDO” “No tenemos miedo”, dijo el lunes junto a la adolescente sueca la chilena Ángela Valenzuela, miembro del movimiento estudiantil Fridays for Future. Esta joven denunció que mientras el mundo “se quema”, en la COP25 se están negociando “maneras elaboradas para que los países industrializados puedan seguir contaminando a la vez que fingen lo contrario”. “Continuaremos levantándonos contra los gobiernos que no nos representan”, dijo Valenzuela, en alusión también a las protestas sociales en Chile, junto a jóvenes de otros países como Rusia, Filipinas y las islas Marshall. A su vez, el cantante español Alejandro Sanz, que participará el martes en la COP25, se sumó a la presión de la sociedad civil al publicar un video advirtiendo de que el tiempo apremia. “Queda muy poco tiempo, pero no todo está perdido”. “Los líderes deben mostrar el camino y dar ejemplo, pero todos nosotros debemos actuar ya”, dijo Sanz.

0
41

El secretario de la Comisión de Salud, diputado Emmanuel Reyes Carmona (Morena), sostuvo que es necesario constituir una plataforma de atención y prevención del uso de drogas desde un enfoque de salud pública en el ámbito nacional.

Al participar en el parlamento abierto “La atención a las drogas, un problema de salud pública, una visión multidisciplinaria”, refirió que el uso y abuso de sustancias adictivas constituye un problema que requiere acciones gubernamentales urgentes.

Esta problemática tiene consecuencias que van más allá de un artificio individual porque afecta el entorno familiar, la estabilidad social, la seguridad y el desarrollo económico del país.

Reyes Carmona pidió exhortar a las organizaciones de la sociedad civil y a los tres Poderes de la Unión a establecer una plataforma similar a la implantada por el gobierno de Mazatlán, Sinaloa, que sirve para atender y prevenir el consumo de sustancias ilegales. Esto, dijo, ha disminuido los índices delictivos y se ha integrado a los jóvenes a la productividad del municipio como parte de la rehabilitación.

“Si no atacamos de fondo el problema de la drogadicción, se incrementará la inseguridad y la violencia, por eso es importante sentar bases sólidas para erradicar todos estos problemas desde la perspectiva de la salud pública”.

El legislador se pronunció a favor de la legalización de la marihuana; “es mejor legalizar su consumo para saber quién hace uso de ella”.

Destacó la función de los medios de comunicación ante la necesidad de una estrategia de campañas contra el consumo de este tipo de sustancias, con el objetivo de prevenir las adicciones, principalmente entre los jóvenes.

Luis Guillermo Benítez Torres, presidente municipal de Mazatlán, Sinaloa, explicó que en las últimas décadas en el ámbito mundial se han incrementado los consumos contrarios a la salud, incluso con tintes epidemiológicos, incluido a México por consumo de opioides y cannabis.

“Hoy en día hay hábitos de consumo crecientes de drogas, sobre todo entre los jóvenes, lo que se debe a la corrupción, la cual no sólo es un problema del gobierno, sino de la sociedad civil también”.

La adicción transforma y destruye las vidas, es un tema que debe verse con profundidad, porque además de los daños que provocan las drogas, también está el uso médico para aliviar el dolor para personas con cáncer que se someten a quimioterapias, enfermedades incapacitantes, esclerosis múltiple, entre otras.

Agregó que el problema de las adicciones ya no sólo es de sustancias, se ha extendido al excesivo uso de la tecnología como el teléfono celular y la computadora.

Durante el tema: “Historia narcótica y normalización de la violencia”, Cuauhtémoc Miguel Ángel Lagunas Silva, maestro en criminología, indicó que se han identificado patrones de conducta, por lo que las políticas deben hacerse desde un enfoque científico.

Con la ponencia “La adicción a drogas”, María Rebeca Alcalde Cruz, maestra en derechos humanos, aseguró que la sociedad demanda nuevas políticas públicas en materia de seguridad y salud públicas, pues la violencia es uno de los elementos que más ataca a los derechos humanos. “Muchas veces la causa es por el consumo de las drogas”.

José Jorge Flores Muñoz, especialista en adicciones, mencionó que es necesaria la intervención de especialistas desde las primeras etapas de la niñez para realizar acciones preventivas. “Las personas que consumen tienen el 20 por ciento más de probabilidad de sufrir enfermedades, involucrarse en problemas ante la ley y cometer actos que atenten contra su vida, que las personas que no lo hacen”.

Alejandro Mercado Becerril, director de la clínica hospitalaria de enfermedades toxicológicas de la CdMx, señaló que hay un reto muy grande respecto al alcohol porque es la droga legal más consumida en el mundo y aún no se cuenta con una adecuada regulación para evitar su ingesta por menores de edad. Pidió realizar campañas preventivas contra su abuso.

Por último, el ciudadano Israel Arellano Delgado, integrante de Drogadictos Anónimos AC, mencionó que urge impulsar y difundir las acciones que realizan los grupos de atención a las adicciones en el país.

No hay comentarios

Deja un comentario